La magia del Balneario Solán de Cabras

También te podría gustar...

2 Respuestas

  1. Mayte dice:

    Tranquilo Rafa, no estás solo…Yo también sentí esa mirada!

  2. ¡Ja,ja! Gracias, Mayte. Estaba el hombre ahí sentado y parecía que en cualquier momento iba a levantarse y venirse con nosotros 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *